Los efectos de Huracán Irma solo han empezado


De repente todos los medios, en más o menos tiempo, dejarán de hablar de “Irma” ese temido y temible huracán que tanto daño y desastre ha dejado en el Caribe y en Florida.

Los pueblos más pobres, las zonas más ricas, la sociedad media americana, todos aquellos que estaban en su camino han sufrido los efectos de Irma y los sufrirán en los próximos días y meses. Algunas zonas, quizás durante años. Cuba muy afectadas, las Islas caribeñas, destrozadas, los Cayos infinitamente sufridores porque ahí impactó Irma para tocar tierra.

La situación tras el paso de  Huracán Irma

Es algo más que árboles caídos, algo más que coches inundados e inservibles en un lugar, la Florida, Miami, en el que sin coche es muy difícil moverse y sobrevivir a los servicios públicos de transporte. Donde no hay metro el caos está garantizado. En estos momentos las carreteras, están poco transitables y sin luz muchas señales de tráfico no funcionan. Aquel país de las prisas, del estrés, hoy es más difícil para sobrevivir en él.

No quiero perderme. Son momentos difíciles estos del post-Irma porque muchos han perdido sus casas, sus coches, sus propiedades y, desafortunadamente, algunos han perdido, incluso, la vida.

Pero ahora toca seguir viviendo y la situación no es muy favorable. La luz sigue “brillando por su ausencia”; es decir, no se ha recuperado aún en su totalidad y faltan días para que eso ocurra.

Consecuencias: todos aquellos alimentos que contenían frigoríficos y congeladores van a la basura (no han quien resista el calor de Miami sin congelador ni aire acondicionado en casa). Esa es otra dificultad. Quién puede resistir 90 grados dentro de casa durante una semana? sin comida, sin luz, sin que haya un mínimo de comodidad. Lo que están haciendo ahora los miamenses es sobrevivir a huracán Irma.

Y tampoco esto es todo. Las escuela aun no funcionan. Esto significa que los padres y madres que tienen la suerte de poder seguir trabajando no tienen dónde dejar a sus hijos (otro grave problema para los que no tienen, por ejemplo, a su familia cerca).

Otros tienen menos suerte y lo que no tienen, tras el paso de Irma, es trabajo, porque su trabajo, debido al desastre provocado por Irma, ha quedado suspendido y no se sabe cuándo podrán regresar al trabajo. Aquí el problema vuelve a incrementarse porque esas familias no tendrán ingresos económicos durante algún tiempo; no se sabe cuánto tiempo, pero si tienen hipoteca, hijos, deudas… cómo van a poder afrontar los pagos?

Necesitan regresar a sus casas, y no pueden, llenar sus frigoríficos, y no pueden, pagar sus facturas, y no pueden si no trabajan a causa de Irma, ir al colegio y no pueden, desplazarse, y no pueden…

El desastre de huracán Irma va mucho más allá de su anuncio, su llegada y su paso por la Florida. El desastre Irma es ahora una realidad que, quizás, dentro de unos días dejará de ser noticia para los medios de comunicación, sobre todo en Europa, pero la realidad que tienen que vivir los miamenses, los pobres y los menos pobres, es tan palpable y tan lamentable, y tan dolorosa que no debería olvidarse como si fuera el viento que pasa y apenas deja una estela. La estela que deja Irma es muy caótica y difícil para la supervivencia. Eso es lo único que pueden hacer cientos de miles de personas ahora, sobrevivir.

No tengo datos suficientes, y no sé si el gobierno y/o las compañías aseguradoras se harán cargo de las pérdidas de tantos miles de familias. No sé hasta dónde un banco, en estas circunstancias,  esperará algunos días más para cobrar la hipoteca y demás facturas, no sé si la compañía del gas, de la luz, esperarán para cobrar sus facturas; pero sí que hay muchas familias, pobres y menos pobres, que no pueden afrontar temporalmente, al menos, esos gastos que afrontaban antes de Irma. Tampoco es fácil encontrar combustible, ni dinero en efectivo, y esto complica más la situación.

Esta es, en parte, la radiografía de la vida de los habitantes, de Miami, por ejemplo, en estos días posteriores a huracán Irma.

Es estos días sabemos que las ayudas están llegando a otros lugares que han salido peor parados de Huracán Irma. Cuba, y las islas caribeñas están sufriendo y las autoridades siguen en su burbuja… Tener noticias de que las autoridades en Cuba están vendiendo la ayuda humanitaria que les está llegando provoca muy malas sensaciones…

Qué Dios los guarde!

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s